Reflejos primitivos

Estos reflejos llamados primitivos o primarios surgen en el utero, nos ayudan en el nacimiento y están presentes durante el primer año de vida, asegurando la supervivencia y adaptación del bebé al entorno.

Son una serie de movimientos automáticos y estereotipados que ayudan al bebé a desarrollar su sistema nervioso. A través de los reflejos se entrena para aprender a mover su cuerpo, a usarlo y controlarlo, adquiriendo con el paso de los meses patrones de respuesta mas maduros y habilidades más complejas.

Estos reflejos no deben estar presentes más allá del primer año de vida, deben usarse, inhibirse cuando no son necesarios o evolucionar hacia reflejos posturales posteriores. A veces esto no sucede, si un reflejo esta presente mas allà del primer año de vida interferirá en la adquisición de habilidades voluntarias superiores como la coordinación, la manualidad o incluso pueden influir en el comportamiento del niño, la sociabilización y las herramientas de aprendizaje escolar (atención, concentración, cálculo, lectura..).

Como los reflejos se integran a través del movimiento debemos encontrar qué estructuras están implicadas en la no integración, tratarlas y apoyarlas con un programa de integración de reflejos adecuados a cada caso en particular.

Anuncios